Baltasar Garzón protagoniza el Foro Premium del Atlántico

/ Sin categoría

10/10/2016

Baltasar Garzón, ex juez de la Audiencia Nacional y actualmente asesor de diversas entidades en Suramérica, además de presidente de la Fundación Internacional a la que da nombre en defensa de los derechos humanos y la justicia universal, ha protagonizado el Foro Premium que organiza el Grupo Plató del Atlántico, al que pertenece el Diario de Avisos, y que copatrocina la Fundación Canaria Ralons.

En la víspera de que se publique su nuevo libro, ‘En el punto de mira’, Garzón no dudó en afrontar asuntos de la más candente actualidad. Abordó la corrupción y repasó sus efectos nocivos sobre el sector empresarial, devaluó la credibilidad de la Justicia, apostó por la transparencia de la gobernabilidad como herramienta ciudadana clave, denostó los paraísos fiscales, apostó por un “Gobierno de progreso con Ciudadanos, PSOE y Podemos” y hasta se detuvo en detalles como los del denominado ‘caso Alba’.

“Decir que en España hay corrupción es una obviedad y una necesidad”, estableció antes de matizar que “sería injusto decir que todo es corrupción. La honestidad de empleados públicos, cargos políticos y empresarios es también un hecho”. Garzón opina que “las malas prácticas provocan desigualdad y cuantiosas pérdidas económicas al país y a los empresarios”, situación que ha venido dada por “la banalización de la corrupción, esto es, no ha dado miedo a ser corrupto porque se ha pensado que lo incorrecto puede ser más rentable que lo correcto, que la trampa es más rentable que el cumplimiento. Que hoy en día esté sentado en el banquillo el partido que gobierna en España es muy grave y diría lo mismo de cualquier otro partido, porque se cuestiona todo un sistema de financiación desde 1998 a 2014”.

A su juicio, los empresarios también pagan, cuando quieren internacionalizarse, la factura de que “España sea de los países europeos con menos independencia y credibilidad judicial. No puede ser que el organismo encargado de velar por el control y la transparencia dependa del Gobierno. Abogo por un Ministerio Fiscal independiente como encargado de la investigación y un Consejo General del Poder Judicial basado en la meritocracia, en un sistema de selección exhaustivo. La credibilidad al ciudadano se la da la seguridad en la sanción”.

Garzón apuesta por que “la gobernabilidad ha de basarse en la transparencia y esto pasa por una sociedad cada vez más participativa y combativa contra el soborno y las dádivas o esos paraísos fiscales que son vertederos sociales, dan cobijo a la trampa y traicionan a los ciudadanos”.

Respecto al ‘caso Alba’, aseveró que “me parece legítimo lo que hizo el empresario” [en alusión a Miguel Ángel Ramírez] “al grabar la conversación con el juez por si lo que le estaba proponiendo era algo ilícito. Por lo que he leído, esa grabación fue para salvarse de posibles consecuencias y eso está claramente protegido”.